Please reload

Entradas recientes

VIOLENTOS VS. MANSOS

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Extendiéndome a lo que está delante

 

 

“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.

-Filipenses 3:12-14 (RV60)

 

Bienvenidos a este nuevo año 2018

 

No serán los buenos deseos de un ser querido ni un brindis, u otras cosas, las que determinarán que sea un año diferente en el cual honremos y glorifiquemos a Dios. Si queremos realmente en este nuevo año contentar el corazón de Dios, debemos recuperar las tres grandes ausencias de muchas vidas en este siglo XXI:

 

1. La falta de prioridad:

 

En este pasaje de Filipenses, como en Hechos 20:24 y en otros, vemos cómo Pablo tenía claras sus prioridades. Al no tener prioridades, al no tener un puerto dónde arribar, somos vulnerables a que cualquier viento nos parezca bien. Vivimos a veces a merced de nuestros sentimientos, de la opinión de los demás, de nuestros propios proyectos, pero nuestras prioridades deben estar en Dios y en su Reino (Mateo 6:33).

 

2. La falta de responsabilidad:

 

Pablo no sólo tenía claro su prioridad, sino que, desde el camino a Damasco, asumió su responsabilidad para con Dios. Una vez que tenemos claras nuestras prioridades, debemos asumir responsabilidad, y no posponer lo que es la voluntad de Dios en nuestra vida. Podemos delegar tareas, pero no podemos delegar responsabilidad.

 

3. La falta de perseverancia:

 

Después de casi 25 años de conocer al Señor, Pablo dice: “prosigo a la meta” y, un día, pudo decir: “he acabado la carrera”. Somos propensos a empezar muchas cosas y no concluir nada. Así que si realmente establecemos prioridades en Dios, asumimos responsabilidad y perseveramos hasta el fin, entonces sí será un año diferente y honraremos a Dios.

Recordemos que el hálito de nuestra vida sigue estando en manos de Dios, pero la calidad de vida está en nuestras manos.

 

¡Que tengas un buen 2018!

 

- Alejandro Abraham

(Director, SBF - ESP)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2019 SEMINARIO BÍBLICO DE FE

ENTIDAD RELIGIOSA 7155 - SE/C  

MINISTERIO DE JUSTICIA

C/ DOS AMIGOS 5

28015 - MADRID

ESPAÑA